Separación y divorcios en A Coruña

EL proceso de separación o divorcio puede ser realiza de común acuerdo o de manera contenciosa..

+ C/Médico Rodriguez nº 13 2º A, 15004 A Coruña / + Teléfono: 694.468.866

Los Juzgados de Familia en A Coruña

En A Coruña, existen dos juzgados especializados en familia que son los encargados de realizar los divorcios, ya sean de común acuerdo o de manera contencioso.

Estos dos Juzgados son el número 3 y el número 10 de primera instancia. Se encuentra en la Calle Capitán Juan Varela, (en la plaza de la imagen) donde se encontraba la Audiencia Provincial en A Coruña.

El divorcio es la disolución del vinculo matrimonial, permitiendo a los cónyuges casarse de nuevo por lo civil. Es una decisión importante en la vida civil de cualquier persona, y como tal, ha de realizarse con conocimiento de las consecuencias que pueden acarrear.

El divorcio implica la pérdida de las obligaciones y derechos existentes hasta es momento en el momento de formar matrimonio. No obstante, no se anula las obligaciones en cuanto a los hijos comunes. En este caso, se puede acordar que la guardia y custodia sea compartida, o ejercida por uno solo de los cónyuges velando siempre por el interés del menor.

Para proceder al divorcio, ya no se necesita causa, no obstante, han de transcurrir al menos tres meses desde que se contrajo matrimonio. Aunque ninguno de los cónyuges puede oponerse al divorcio, en función del acuerdo de los cónyuges para acordar las consecuencias del divorcio podemos distinguir entre:

  • Divorcio de Mutuo acuerdo
  • Divorcio Contencioso

Los efectos y consecuencias del divorcio o separación se recogen en el convenio regulador.

El convenio regulador es el documento en el que se regulan las consecuencias jurídicas de la separación o divorcio del matrimonio. En este documento queda recogido al menos los siguientes extremos,

  1. La guardia y custodia de los hijos comunes y el régimen de visitas.
  2. La pensión compensatoria
  3. La atribución del uso de la vivienda y ajuar familiar
  4. La contribución a las cargas del matrimonio y la pensión de alimentos.
  5. La liquidación del régimen económico.
  6. Documentación necesaria

El divorcio de mutuo acuerdo

El divorcio de común acuerdo permite divorciarse de una manera más fácil y rápida que si lo hiciéramos de forma contenciosa.

Ambos cónyuges presentan la demanda de divorcio y el convenio regulador, a través del mismo abogado y procurador. Con lo que los costes del divorcio se disminuyen.

Admitida la solicitud de divorcio a trámite por el Letrado de la Administración, citará a los cónyuges dentro de los tres días siguientes, para que se ratifiquen por separado en su petición.

El convenio regulador será aprobado por el juez, excepto cuando cause un grave perjuicio a uno de los dos cónyuges, o cuando no vele por el interés de los menores en el caso de existir hijos comunes. En dicho caso, se seguirá el procedimiento del divorcio contencioso.

No obstante, para este tipo de divorcios de común acuerdo, es aconsejable que ambos cónyuges tengan conocimiento de los derechos que la ley le otorga para que en la negociación previa a la presentación de la demanda haya buena fe entre las partes.

¿Cuánto dura el procedimiento?

En primer lugar hay que tener en cuenta que el mes de Agosto es inhábil, y por ello los meses de septiembre y octubre son los peores en cuanto a rapidez para realizar el divorcio. No sólo por el retraso de los juzgados, sino como también por la mayor demandas presentadas en dichos meses.

En cualquier caso, desde que se interpone una demanda de divorcio de común acuerdo hasta que se ratifica ante los tribunales suele pasar un media de unos dos o tres meses. Normalmente, en el plazo de una semana ya tendremos la sentencia después de la ratificación del convenio regulador.

Si se requiere rapidez, y no se tienen hijos menores, lo mejor es realizar el divorcio ante notario.

El divorcio ante notario

Cuando no existan hijos menores o incapacitados, se podrá realizar el divorcio (o separación) ante Notario.

Este procedimiento tiene la ventaja de que es más rápida que el procedimiento judicial, aunque tiene un coste un poco mayor, por los gastos derivados de la notaria. En cualquier caso, tiene las mismas consecuencias y se necesita la misma documentación que para un divorcio de común acuerdo realizado judicialmente.

¿Cuánto dura el procedimiento?

Este divorcio se puede realizar en un plazo muy breve de tiempo. De hecho, si ya se tiene la documentación y el convenio regulador sólo hace falta encontrar el notario que esté disponible para firmar la escritura.

Por lo tanto, en menos de una semana se puede tener el acuerdo de separación o divorcio.

El divorcio contencioso

El divorcio contencioso se produce cuando ambos cónyuges no se ponen de acuerdo en las cláusulas del convenio regulador que recogen los efectos del divorcio, o cuando uno de los cónyuges sin el consentimiento -o desconocimiento- del otro presenta la demanda de divorcio.

En este caso cada cónyuge, debidamente representada por un procurador y defendido por un abogado, tiene que presentar su demanda con los efectos del divorcio -principalmente guardia y custodia, uso de la vivienda, pensión de alimentos y/o compensatoria-, uno en la demanda y otro en la contestación a la demanda.

En la vista del juicio, deberán asistir tanto los cónyuges por sí mismos como sus respectivos abogados. En caso de incomparecencia sin causa justificada podrá determinarse que los hechos alegados por la otra parte, la que comparezca, fueran admitidos para fundamentar sus peticiones sobre medidas definitivas de carácter patrimonial.

El tribunal por su parte puede solicitar de oficio todas las pruebas que estime necesarias, además podrá oírse a los hijos menores o incapacitados si tuviesen suficiente juicio y, en todo caso, a los mayores de doce años.

No obstante, en cualquier momento del juicio, los cónyuges podrán ponerse de acuerdo, y seguir el procedimiento para el divorcio de común acuerdo.

¿Cuánto dura el procedimiento?

El procedimiento contencioso es un procedimiento más largo, además de que puede tener dos vistas, una de medidas previas al divorcio y la vista posterior en el que se discuta los efectos del divorcio.

De manera aproximada, podemos indicar que el procedimiento de divorcio puede durar unos nueve meses.

¿Custodia compartida o para uno de los progenitores?

La patria potestad sigue siendo ejercida por ambos progenitores, aunque exista un divorcio de los progenitores.

Cuestión diferente es la guardia y custodia. Actualmente, el sistema preferente es el de la custodia compartida, salvo que las partes acuerden lo contrario o exista una causa que justifique la adopción de otro tipo de guardia y custodia.

En este sentido, si no existe custodia compartida se establee un régimen de visitas a favor del progenitor que no ejerza la guardia y custodia. Con carácter general, se establecen los siguientes periodos de visitas:

  1. Fines de semana alternos. Desde el viernes a las 20 horas hasta el domingo a las 20 horas, recogiendo y reintegrando al menor en el domicilio familiar. Si fuera festivo el día inmediatamente anterior o posterior, o existiera un puente, se extenderá prorrogando dicho fin de semana hasta el laboral correspondiente.
  2. Cada progenitor mitad de las vacaciones escolares:
    • Vacaciones estivales: Se repartirán por mitad entre los cónyuges, por periodos quincenales los meses de julio y agosto.
    • En navidades la semana del 24 al 31 (hasta las 16.00 de la tarde) con un progenitor, y el otro del 1 al 7. Alternándose cada año
    • Semana santa dividida
  3. Si fuera posible, visitas entre semana después del horario escolar

La atribución del uso de la vivienda y ajuar familiar

En defecto de pacto, el uso de la vivienda familiar y de los objetos de uso ordinario en ella corresponde a los hijos y al cónyuge en cuya compañía queden. La atribución es independiente de la titularidad de la vivienda.

La contribución a las cargas del matrimonio y la pensión de alimentos

Sólo existe pensión de alimentos cuando no exista custodia compartida.

La pensión de alimentos tiene como objetivo cubrir parte de los gastos ordinarios de los hijos comunes de la pareja.

De manera orientativa podemos utilizar la calculadora realizada por el Consejo del Poder Judicial en función del lugar de residencia, ingresos de cada cónyuge y el número de hijos.

No obstante, las partes pueden establecer una cuantía superior, siempre que vaya en beneficio del menor.

La pensión compensatoria

En multitud de ocasiones, la separación o divorcio produce un desequilibrio económico en uno de los cónyuges en comparación con su situación anterior en el matrimonio.

Este desequilibrio, puede paliarse mediante el establecimiento de una prestación compensatoria que podrá consistir en una pensión temporal o por tiempo indefinido, o en una prestación única, según se determine en la sentencia o acuerden los cónyuges.

Salvo casos extraordinarios, es raro establecer una pensión compensatoria de manera indefinida. Lo normal, es establecer una pensión compensatoria de un año de duración de menos de un tercio del salario, aunque dependerá de cada caso.

Para la determinación de su cuantía habrá que atender a las siguientes circunstancias:

  1. Los acuerdos a que hubieran llegado los cónyuges.
  2. La edad y el estado de salud.
  3. La cualificación profesional y las probabilidades de acceso a un empleo.
  4. La dedicación pasada y futura a la familia.
  5. La colaboración con su trabajo en las actividades mercantiles, industriales o profesionales del otro cónyuge.
  6. La duración del matrimonio y de la convivencia conyugal.
  7. La pérdida eventual de un derecho de pensión.
  8. El caudal y los medios económicos y las necesidades de uno y otro cónyuge.
  9. Cualquier otra circunstancia relevante.

La liquidación del régimen económico matrimonial.

Si el régimen económico matrimonial es el de gananciales o el de participación, al disolverse el vinculo matrimonial también se extingue el régimen económico que los cónyuges tenían en común.

Es decir, deja de existir el patrimonio común y es necesario repartirlo a partes iguales entre los cónyuges.

Esta división del régimen económico, se suele realizar después del divorcio, ya sea de común acuerdo o contencioso.

Se divide en tres fases:

  1. Inventario de los bienes. Determinar que bienes son privativos y cuales pertenecen a la Sociedad de gananciales.
  2. Avaluó de los bienes. Determinar el valor de los bienes.
  3. Reparto de los bienes. Asignación de los bienes a cada cónyuge.

El coste del divorcio

Como hemos indicado anteriormente, el divorcio puede ser de mutuo acuerdo o contencioso. Es por ello que en función del tipo de divorcio, y de la complejidad del mismo el coste del divorcio puede variar mucho.

No obstante, y de manera orientadora, el coste del divorcio rondaría:

  1. Divorcio de mutuo acuerdo: 600€/1.200€ (Abogado) + 150€/250€ (Procurador)
  2. Divorcio contencioso: 800€/1.600€ (Abogado) + 250€/450€ (Procurador)